El mar que soñamos


El mar que soñamos
Te sorprendería, señor destino:
Las venas saltaron de la habitación, el agujero del techo se hizo cada vez mayor, las paredes se estrecharon y, la luz dejó de alumbrar.
Cuando te fuiste todo quedó oscuro, las tinieblas me aplastaron, las sombras permanecieron en mí como el alma bajo mi piel seca.
Las calles permanecieron desierta por más de un siglo; los edificios se transformaron en grandes bosques de coníferas… los dinosaurios volvieron de su extinción. Y yo aun permanecía a la espera de tú presencia.
Pero hoy, al salir, encontré que todo iba en dirección opuesta. Que resurgían aquellas leyendas urbanas que siempre nos fascinaron, en la que de pronto nos volvíamos protagonista; ―¿recuerdas?―  
El paseo de hoy me recordó nuestros encuentros en la plaza… incluso el aroma de la cafetería de la esquina, a la que íbamos cada tarde con los hermanos de aquella novia tan extraña que te echaste… sí, la que decía que subiría antes a los infiernos que estudiar empresariales… la que te decía al oído que  volvería  por ti desde donde estuviese aun si estaba en la Atlántida… ¿donde andará ahora?
¿Y tú? donde estarás, sé que andabas pintando paisajes en el mundo de los sueños; el mundo que tu y yo imaginamos una vez y que luego hiciste solo tuyo… sé que estas allí, en ese lugar sin nombre, gozando tu sola. No le pusimos dirección, ni ciudad, ni país. Pero sabíamos que podría estar en cualquier parte de este mundo o de cualquier otro, en algún lugar del espacio tiempo, indefinido mundo, al que yo no logré alcanzar contigo. Me volví a recoger mis bártulos y cuando regresé ya no estabas… te montantes en el tren sin mi… y el que yo cogí nunca te alcanzó. Malditos bártulos, ¿porqué debemos cargar con ellos? Y tú pensaste que yo no volvería. Te sentirías tan mal como yo al descubrir que no estabas… supongo, hiciste bien, espero; mi vida ya no fue igual nunca más… y supongo que la tuya tampoco.
Yo sigo en mi mundo, ese mundo que creé para aliviar tu ausencia, esa ausencia que solo lleno imaginándote en nuestro mundo, te imagino en él, sentada ante el mar, el mar que soñamos… y que está ahí, ante mí, pero con tu ausencia.
Juan Manuel Álvarez Romero©

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s