Cocinando un futuro
Desde algún lugar; un espacio,  tiempo indefinido… desde las horas aún perdidas con otras que nos absorben; en lo que nos desvincula de las realidades. En lo que nos atrapa en injusticias… lo que nos sumerge en delirios que atropellan todo aquello que nos desvincula y vincula a la vez.  En el día a día… en lo blanco o en lo negro… Lo que en definitiva forma parte del hoy ya pasado, para poder comenzar otro distinto, con nuevos sueños, otras realidades; en esperas y encuentros con lo más importante, nuestra propia existencia…
La felicidad no la encontramos en los mitos, ni fabulas de ser alimentados eternamente desde que nacemos, aunque en la fabula del mito, esta solo se alcanza tras la muerte, al entrar en el paraíso. Tan solo con alcanzar el pecho de la madre, y ser amamantado, ―la eterna felicidad―.
La otra felicidad, la que nos pone melancólicos por haber pasado ya, la que recordamos como parte de nuestras vidas, la que soñamos como parte de lo que somos y, de lo que queremos ser… aun por muchos años que pasen, siempre querremos ser más de lo que ya conseguimos, eso es innato, está en nosotros, en nuestra identidad.
Vamos caminando y recordando, buscando en nuestras huellas lo que realmente estamos haciendo, lo que aun está por llegar y en lo que vamos descubriendo. No, la felicidad no está en lo que queda por venir, está en lo que vamos caminando, en lo que vamos descubriendo, en lo que vamos haciendo.
Pero aun así, vamos buscando los mitos, en fabulas y sueños. Vamos siempre mirando tan al frente, tan al horizonte, que no nos damos cuenta de lo que somos, de lo que tenemos delante, ante nuestros ojos, porque siempre queremos ver más allá.
El día a día casi se olvidó, tan pronto como lo dejamos atrás, sin dejarle una huella en la memoria y, aun así, no pensamos en lo ya vivido.
Quizás la huella sea imaginaria, y no real, la inventamos para sobrevivir, la creamos en nuestra mente pensando que ya la vivimos tal como la deseamos y la convertimos en ficción; luego seguimos caminado pensando que la hemos vivido como real y nos creemos nuestro pasado.
No, no es así, si fuese así, que seriamos: seriamos fantasmas de nosotros mismos, sin una vida hecha, sin un futuro real. ¿Pero es posible vivir así? ¿Inventándonos tal como quisiéramos ser? No, no es posible. A no ser que nos fuéramos construyendo por el camino y en cada paso las flores fueran creciendo y, en cada amanecer viéramos los cimientos cada vez más alto, y más fuertes.
De todas formas miramos al pasado para aprender, ¿o no? Parece que la historia nos demuestra que tropezamos en los mismos errores, en vez de mirarlos para no cometerlos más.
La sociedad es el reflejo de lo que somos, compartimos los mismos derroteros, los mismos caminos; los estados, los gobiernos, los sistemas crean las necesidades del ser humano para poderlos controlar mejor, para sacarlos de sus realidades y llevarlos a las suya, así cuando nos damos cuenta estamos en el camino marcado por otros, sin darnos cuenta estamos consumiendo un producto creado para hacernos creer que somos felices en el mundo que nos tocó vivir… este juego viene desde la prehistoria, desde que se inventaron la vallas para separar, para aniquilar aquello que pudiera ser otra cosa diferente a lo establecido por los que inventaron las fronteras; estas fronteras  no son físicas ―son mentales…― las más peligrosas, las más aniquiladoras.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s