Notas disonantes

Notas .-

En un principio fuimos aíre, agua, tierra y, después conciencia… usemos esta ultima y salvemos las anteriores… 

                                                            ***

El ser humano aún es una teoría para sí mismo. Mientras esto ocurra, mientras no se encuentre, se reencuentre a sí mismo, no hallará un horizonte donde poder poner su mirada y caminar hacia él.

                                                            ***

Las aves migran guiadas por el instinto y su orientación a través de las estrellas, los murciélagos se orientan por los sonidos, las manadas de leones y lobos se organizan y atacan en grupos, las hormigas planifican batallas y tienen la capacidad de cultivar, los seres humanos expresan sus pensamientos y sentimientos a través de las palabras, usemos la palabra.

                                                             ***

Mirarnos en un espejo de vez en cuando es algo útil, no para enmarcarnos, sino para expandirnos como seres vivos, abiertos a la vida y a la existencia, dentro de los reflejos no se puede vivir, porque en ellos solo se ve lo que se quiere o lo que nos dejan ver.

                                                              ***

El marco del espejo es real, los limites están ahí, bien definidos y lo peor es que mengua. La imagen del ser humano es más un reflejo que una realidad que cambia constantemente, ¿evoluciona? ¿O se transforma? Creo que muta al igual que el marco.

                Juan Manuel Álvarez Romero, Mané©                                                

LA ESPERANZA

Pequeño ensayo sobre la esperanza.-

La esperanza es sin duda un invento creado por los dioses para mantenerte alejado del paraíso.

La esperanza es un instrumento de retención; de espera, de mantenerte al margen, aun haciendo cosas, como amar, trabajar en tus objetivos, soñar, un abrazo, esperar la vuelta de tu amor… la esperanza es la espera constante de una espera, es el eterno horizonte que siempre está un poco más allá, y al que nunca se puede llegar por razones obvias, siempre agrandamos la esperanza en un poco más.

Hay que contar que por el camino ocurren cosas, y esas cosas hacen que nos alejemos un poco más de los horizontes, que para mí y sin duda es lo mismo que la esperanza pero más sano.

Se sabe que fue la única que no salio de la caja de Pandora; quedó retenida por algún motivo, quizás por su personalidad, o quizás por su capacidad de no tener horizontes donde ir.

El mundo está construido de esperanzas, se crean guerras para tener la esperanza de que termine; se crean conflictos políticos para tener la esperanza de solucionarlos, se crean enfermedades para tener la esperanza de curarlas.- todo está en consonancia con ella, todo está creado para ella.- no se puede huir de ella.

El ser humano sin esperanza no es nada, incluso cuando éramos primitivos, mirábamos horizontes para llegar a ellos y encontrar un lugar más cálido para alimentarnos, cruzábamos puentes de hielo para pasar a otros continentes y encontrar otros lugares, que posiblemente consistía en seguir las manadas de animales en busca de alimentos y así tener la esperanza de un cambio.- hoy se cruzan mares en barcos de plástico para encontrar un mundo mejor.- también se cruzan países para traspasar fronteras construidas de hormigón, para disipar la esperanza.

La esperanza es algo inmaterial que va y viene dependiendo de las circunstancias personales de cada ser humano, o quizás sea algo instintivo.- pero inmaterial.- no tiene cara, ni pies, ni manos… es algo que se respira para poder ir un poco más allá, para hacerla cada vez más grande y así no llegar nunca al horizonte marcado.

Pero si la ignoras, si la aparta de tu vida, puede que no encajes en el colectivo humano.- y eso te haga sentir que no haces nada.- pero pienso, que teniendo pies siempre caminaras hacia algún lugar, y sin duda vivirás más libre, sin caminar como marca el sistema.- La esperanza.-

Solo decir que no es malo ni bueno tenerla, en realidad es lo que ha movido al ser humano a lo largo de la historia de su evolución.- pero es tan engañosa como valiosa, solo hay que saber en qué momento debemos utilizarla, y no al revés.

2020©Juan Manuel Alvarez Romero, Mané

La mirada Oblicua

Las cenizas de Troya costaron siglos  y muchos esfuerzos encontrarla, aún sacrificando restos de otras ciudades, pero se encontraron.

Por: Juan Manuel Álvarez Romero.-

La mirada Oblicua.-

 

En una humanidad, donde estamos abstraídos por un cambio socioeconómico a gran escala y sumidos en un miedo inducido, controlado, a nivel global; donde se está viendo claro que vivimos manipulados en todos los aspecto humanos, nos estamos olvidando del lugar de donde procedemos, la tierra; de nuestra cultura, de nuestras raíces, mitos, leyendas, sabiduría, conocimiento… de la naturaleza que es de donde procedemos; en ella debemos mirarnos, para recordarnos que todo lo demás ha sido creado por y a partir del miedo.

 

Para cuando el telón —negro— cerrado se abra y, cambie la escenografía, habremos perdido nuestros derechos como seres humanos, como trabajadores, personas, como también nuestra cultura y nuestras raíces. Nuestro planeta, que ya estaba bastante herido, imaginen que nos vamos ha encontrar cuando finalice el cambio escénico. No, no voy a decirlo, porque yo tampoco lo sé, pero es previsible.

 

La economía mundial se está estableciendo en países donde los costes de producción están por los suelos, esto significa que aún no aprendimos la lección, que prima el dinero y que el valor humano no se tiene en cuenta, pero desgraciadamente esto no importa, también se está olvidando que vivimos en un lugar muy frágil, y que en ese lugar llamado tierra vivimos y tenemos que vivir todos…

 

En los costes de producción está incluido destruir, destruir la naturaleza tiene al parecer un precio muy bajo para los que manejan la nueva y vieja “porque no cambia” globalización económica mundial, pero está claro que si el valor humano no lo tiene ¿porqué lo va a tener la naturaleza?—“Las riquezas naturales serán la maldición de la gente”— “profecía”. Quizás sea cierto, pero debemos creer que es el pasado y pensar más en la ciencia, en el futuro. Se investiga constantemente en nuevas formas de energías,  sin duda es, a mi parecer la opción más importante a resolver para un futuro para todos “la humanidad”.

Los recursos naturales se agotan, y encontrar y aceptar las nuevas alternativas energéticas dependerá nuestro futuro.

Nos debatimos en la búsqueda de mejorar en todos los aspectos sociales, pero todos confluyen en la forma y en el modo de hacerlo, —las energías, nuestra dependencia a ellas—. Que  son las que mueven el mundo, al ser humano.

La naturaleza está ya al límite de poder seguir abasteciéndonos.  La economía global se sirve de ella y por ellas, entre todos destruimos las futuras, como también nuestro abastecimiento de agua dulce y aire.

Llegamos al siglo XXI con más dudas que respuestas, pero con propuestas en nuevas formas de energías, “que no dan aún con la solución óptima”; “la energía solar, eólicas, mareomotriz, undimotriz, etc…” —como también, y erróneamente enfocada —la nuclear—, “el sistema se encargó de ensuciar bien esta ultima, para que se borre de la mente la posibilidad de usarla de una forma segura y pacifica”— “¿y si los coches funcionasen con agua?”. Nos dirigimos a una remodelación social importante en todos los aspectos, y encontrar una buena forma de energía es fundamental. Cambiarían las formas de producción, de vivir. El consumismo tal como lo conocemos ahora no existiría, las necesidades cambiarían por completo; es una visión de un futuro que en realidad no está muy lejano, o al menos no debería estarlo porque nuestro futuro como humanidad, depende de las nuevas formas de energías que no sean las que ahora nos mueven; el carbón, el gas, el petróleo… son casi antigüedades pero que todas ellas han generado y generan, riquezas, poder, mafias, pobrezas, hambre y, guerras. No olvidemos que ya existieron guerras por el agua…

En esta solución, las energías, estaría la respuesta a casi todos los conflictos generados por las actuales, ¿se inventarían otros?,  me refiero a las fronteras entre seres humanos y, territoriales. ¿Si dejáramos paulatinamente las energías que nos mueven ahora, se repartirían mejor las riquezas y sería todo más equitativo para todos, dejarían de existir las guerras, los monopolios de poder, la pobreza, la explotación de países en nombre del petróleo, el carbón, el gas etc…? Nos queda mucho camino por recorrer para hacerlo bien,  pero si nos empeñamos podemos.

***

“Allí donde la vida levanta muros, la inteligencia abre una salida.” (M. Proust)

Todos sabemos cuales son las causas del declive social, “la pobreza, la discriminación, el fracaso de nuestro sistema educativo. No son nuestros genes los que las causan. Es nuestro sistema social…
Lyndon Johnson

 

Vemos en tres dimensiones del espacio; arriba y abajo, derecha e izquierda. Delante y detrás. Añadimos el tiempo, y tenemos la mezcla tetra dimensional a la que llamamos espacio tiempo. ¿Y me pregunto, en cual de las dimensiones estamos?

Comienza una escena del cambio escénico, hemos visto como se está cambiando las posiciones sociopolíticas desde el sistema, sin tapujos, sin miramientos sociales en nombre de un espectáculo llamado crisis.

Miro siempre desde un punto de vista global. Mirar dentro es ver solo parte de los hilos que maneja la maneta y crucetas de la marioneta de hilos —lo político— o tan solo a la marioneta de guante. Sin dejarnos ver más allá del espectáculo —los manipuladores—.

—Los espectáculos de sombras son aquellos que manipulan las marionetas a trasluz de unas linternas, sobre una pantalla de papel o tela traslucida, pero en estos puedo ver a los manipuladores que dan vida a estas—.

Como espectador me encuentro en una posición que me hace participe del mismo espectáculo, sin posibilidad de cambiar de asiento; la única opción es salirme de él o verlo hasta el final, aunque no me guste.

Mantener la mente del colectivo ocupada, de una forma discreta, o masivamente, en todos los aspectos posibles, es la mejor forma, mientras ellos —los manipuladores— desmontan el sistema sociocultural, —derechos y libertades—. Para cuando esta fiebre pase, la escenografía social habrá desaparecido por completo y nos veremos en una sociedad de tan solo dos dimensiones, a la derecha o a la izquierda, sin un lado medio, sin la infraestructura social construida desde hace ya mucho y a base de esfuerzos, sangre, sueños.

¿Las libertades dejaran de tener un sentido universal, y serán otras las palabras que defina al ser humano? ¿O ya las libertades dejaron de tener ese sentido universal por el que fueron creadas, sin llegar nunca a su plenitud, fue un sueño, se luchó tanto por ellas para al final no alcanzarlas nunca, donde están, donde quedaron? ¿Llegamos alguna vez a disfrutar de ellas? Que yo sepa, nunca se erradicó el hambre, las guerras no cesaron, la corrupción la violencia, siguen tras lo que llamamos libertad.

Sin un cambio de conceptos sociales reales, a nivel global, de economía, energías, respeto por la vida, la salud, la educación. Sin las fronteras separatistas de ideologías, de poder, no se podrá avanzar en lo que se llegó a llamar —derechos humanos, constitución, libertad—.

—Siempre debemos creer que si es posible—.

Juan Manuel Álvarez Romero ©